La cortesía británica

Abrazar las extremidades de la buena educación

 

“Hola. Pueees… ¿Si no es demasiado problema y solo si tienes tiempo por supuesto, no quiero incomodarte de ningún modo y por favor no te sientas obligado si no quieres hacerlo, de verdad no hay problema si no, pero si no te estoy pidiendo demasiado…¿podrías darme un paquete de  patatas fritas por favor? Perdón, gracias y de nuevo perdón.”

Este es el tipo de cortesía exagerada que se considera normal para la gente británica. Sin querer nunca causar ni la mínima molestia a cualquier persona, encontramos necesario pasar al menos 10 minutos disculpándonos antes de pedir permiso solo para ir al baño (por ejemplo), como si estuviéramos a punto de anunciar el fin del mundo. Claro que el ejemplo anterior es exagerado, pero destaca una de las características claves de la comunicación británica: la cortesía.

Mientras en algunos países se piden las cosas de manera mucho más directa, hasta usar un simple imperativo, en el Reino Unido solemos tomar la ruta más indirecta posible, utilizando frases como las anteriores para evitar que parezcamos maleducados a toda costa. Así que, ¿por qué no intentas usarlas para darte ese auténtico aire británico? Un “Sorry to bother you, but…” por aquí, un “Don’t worry if not, but…” por allí, incluso “Do you reckon it would be possible to…?”. Utiliza estas frases y seguro que nadie te va a atribuir una falta de cortesía (la peor pesadilla de todo británico).

Si quieres ver esto en acción, cualquier película de Hugh Grant es un buen punto de partida ya que encarna perfectamente el típico británico que siempre habla a tropezones, en prácticamente cada personaje que interpreta. Por supuesto vale recordar que, al fin y al cabo, un estereotipo es un estereotipo, y si exageras con estas frases podrías terminar molestando a la gente.  La clave verdadera es el deseo de no dar una impresión de brusquedad, algo por lo cual nosotros británicos nos preocupamos en exceso. Entonces, si encuentras difícil usar las frases mencionadas, basta con que te asegures de no usar órdenes excesivamente directas pidiendo las cosas. Por ejemplo no digas nunca “give me a coke please”, más bien, di algo como “please could I get a coke?” o “can I have a coke please?”. Y si te quedas con alguna duda, basta con que sonrías como un loco, cantes el himno nacional y hables sobre el clima. Si existe una sola cosa que les gusta más a los británicos que la cortesía, es hablar acerca del clima – un modo seguro de llenar cualquier momento de silencio incómodo con conversación aún más incómoda.

 

Entonces, mucha suerte, y espero que te hayas divertido leyendo y que no te haya causado ninguna molestia y que te dicte tu corazón perdonarme por haber tomado tu tiempo y…

 

Pon en práctica tu “british politeness” en cualquiera de nuestras escuelas en Inglaterra, donde podrás aprender inglés como un auténtico británico. Solicita más información a: info@proyectoidiomas.com

 

Tom Gidman

 

 

British politeness

Embracing the extremes of good manners

 

Hello. Um… would you mind awfully, if it’s not too much of a problem, and only if you have time of course, I wouldn’t want to inconvenience you in any way, please don’t feel you have to if you don’t want to, it’s really not a problem if not, but if it’s not too much to ask then could I get a packet of crisps please? Sorry, thank you, sorry”.

This is the sort of exaggerated good manners one has come to expect of British people. Never wanting to inconvenience anyone, we feel the need to spend 10 minutes excusing ourselves before asking to go to the toilet, as if we were about to announce the end of the world. The example above is obviously over the top, but it hits on one of the key features of British communication: excessive politeness.

Whereas in some countries a much more direct approach is taken to making requests, even stretching to the use of just a single imperative, in the UK we usually take the most roundabout way possible, using phrases such as those above to avoid rudeness at all costs. So why not try them out and give your speaking that distinct British twang? Throw in a “Sorry to bother you, but…” here, or a “Don’t worry if not, but…” there, or maybe even a “Do you reckon it would be possible to…”. Use these phrases and you will make sure you never come across impolite when in the UK (British people’s worst nightmare).

If you want to see this in action then any film starring Hugh Grant is a great place to start, as most of his characters have the ‘Bumbling Brit’ down to a T. It is worth remembering of course, that a stereotype is a stereotype, and if you go over the top, you could well start to frustrate people. The real key to all this is the desire not to sound brusque or abrupt, something we Brits worry far too much about. So if you struggle to use the above phrases, just make sure you avoid any overly direct commands when making requests. I.e. never say “give me a coke please”, rather, say something along the lines of: “please could I get coke?” or “can I have a coke please?” And if in doubt, smile like a madman, sing the national anthem at the top of your voice and talk about the weather. If there’s one thing Brits like more than politeness, it’s talking about the weather, a sure fire way to fill awkward silences with even more awkward conversation.

So good luck, and I hope you’ve enjoyed reading and that it hasn’t been too much trouble and that you can find it your heart to forgive me for taking up your time and…

 

Tom Gidman, Bumbling Brit